Mujer de un Policía

La mujer de un policía está casada con un hombre que está casado con su trabajo, su compañero, su credencial y placa.

La mujer de un policía puede encontrarse haciendo desayuno a la media noche.
La mujer de un policía suele almorzando o cenando fuera de horario.
La mujer de un policía se pasa lavando y planchando su uniforme y pasando noches sola.
La mujer de un policía debe aprender a escucharlo sin cuestionarlo.
La mujer de un policía debe de entenderlo cuando quiere salir con los amigos, no tiene las ganas de llevarla al cine, o no siente la necesidad de salir.
La mujer de un policía tiene que aprender a vivir con cambios en los horarios, días festivos sola, chalecos antibalas, salarios malos y segundos trabajos del esposo. 
La mujer de un policía debe sufrir con traslados injustos, viviendas indignas (por vivir en lugares no recomendado para los jefes pero si para los subalternos).
La mujer de un policía aprende sobre palabras como violación, robo, asalto, y abuso sexual.
La mujer de un policía debe familiarizarse con allanamientos, plantones, horas extras, y criar a la familia sola.
La mujer de un policía pasará cada día escuchando, aprendiendo y amando al hombre, que pocos en la sociedad respetan y muchos odian.
La mujer de un policía es una mujer que hace la cama, la comida y ama a un hombre que pasa más tiempo con drogadictos, asesinos, violadores, criminales y con sus compañeros, que con ella.
La mujer de un policía asiste a cenas, reuniones, y algunas veces hasta funerales.
La mujer de un policía es testigo de cómo el hombre que ama, envejece antes de tiempo, sufre frustraciones por el sistema, como es presionado por personas que no agradecen su trabajo; por lo cual ella se convierte en su amiga, amante y esposa.
La mujer de un policia sera todas esas cosas para el pero también reconoce que primero el sera un Policía.
La mujer de un policía cuando se despide con un beso antes de irse a trabajar, hace una oración en silencio rogando a Dios que lo cuide, en el andar de su profesión y que regrese a ella y a su familia, bien.
La mujer de un policía luego que se va su hombre, le teme a cada golpe a la puerta rogando que no sea su jefe y compañero a decirle que su esposo fue un gran hombre.
La mayoría de las mujeres no nacen o se crían para ser la mujer de un policía, es algo que han escogido.
Algunas pueden, otras se rinden. 
Ser esposa de un policía significa tener mucha confianza , amor y valor pero todo vale la pena.
"Un homenaje a todas ellas, esposa y madres que también esperan a sus hijos"...



Gestores de Paz
CristoPol Argentina

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gusto esta publicación deja tu Comentario. Ayuda a fortalecer el crecimiento del Sitio. Muchas Gracias!

 

Traductor/Translate

Buscador

Síguenos en Google+

Síguenos!

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Escríbenos por Correo

Gracias a todos los que nos Visitan

Flag Counter

Pasando Revista, Lo más Leído

FaceBook

Sitios para Visitar