Honestidad e Integridad

Caja de pizza
Una pareja de policías ocupaba la habitación de un hotel de una ciudad. Llamaron por teléfono y pidieron para cenar pizza, a una pizzería de la ciudad. 
Cuando ya el delivery dejo el pedido, se retiro del lugar. 
Cuando comenzaron a comer, notaron que en una de las cajas de pizza había dinero, en lugar de pizza. Hubo no poca discusión entre la pareja, si se debía devolver o no el dinero.

Finalmente sobreponiéndose el hombre, tomó valor y se dirigió a la pizzería.

Al llegar pidió hablar con el gerente, le informó de lo que había encontrado y le devolvió el dinero eran 160 mil dolares.
Inmediatamente el dueño de la pizzería al ver esta reacción del hombre, se armó el revuelo en el local.
El dueño le consulta: ¿y usted quién es?
Respondió el hombre: ¡Soy Policía y cristiano, mi ética no me permite quedarme con ese dinero!.
El dueño decía: ¡Que bueno!, ¡La verdad que esto es un gran ejemplo de honestidad!, ¡Ya no hay gente así!.
Agrego: ¡Esto tienen que saber todos!.
Y entonces el dueño se acercó al hombre y dijo: “Voy a llamar a la radio, el diario y a la televisión, para que vengan a cubrir este evento, no se ve un acto de honestidad todo los días”. 

Pero de pronto, el Policía honesto, que había devuelto el dinero dijo: “Tranquilos, no es necesario. ¡Qué pena! muchas gracias por todas sus muestras de admiración, pero no puedo permitir que venga la televisión o el diario; porque la mujer que me acompaña no es mi esposa”.


Reflexión
Podemos ser las personas más honestas del mundo o hemos visto personas así muy honestas.
Podemos dar muestras de esta conducta ejemplar. Y ser admirados por muchos.
Pero esto de nada sirve al hombre si su corazón no es íntegro.

Podemos cantar muy bonito, y ser de ejemplo en nuestras iglesias, pero la palabra dice: “Alegraos, oh justos, en Jehová; en los ÍNTEGROS es hermosa la alabanza.” Salmos 33:1
Nuestro cristianismo exige integridad, no solamente honestidad.
Hoy las Iglesias están llenas de creyentes “honestos”.

Muchos me dicen: 
- Pastor, voy a serle honesto, no puedo con este pecado… 
- Pastor, para qué voy a mentirle, no fui al servicio porque me quedé viendo televisión… 
- Pastor, voy a ser sincero con usted, ese hermanito que dirige el culto, no me cae bien…
- Pastor para serle honestos, somos creyentes de años, pero nos conocimos, nos gustamos, y estamos viviendo juntos…

Nunca faltará quien dirá honestamente, algo como esto:
- Si, Pastor, ¡usted tiene razón!, pero Dios sabe que soy sincero; que lo intento y intento, pero no puedo perdonar lo que me hicieron… lo siento.

Creemos, que nuestra honestidad es suficiente para seguir justificando nuestras conductas pecaminosas y reprochables.
Hace pocos días una joven, que se crio en la Iglesia, me preguntaba si está mal convivir en pareja. 
¡No lo podía creer!

Hemos llegado a tal oscuridad espiritual que nos permitirnos pecar, y ni siquiera podemos distinguir lo bueno de lo malo. 
Pero, creemos que es suficiente, si somos honestos...

Honestidad, del término latino "honestĭtas", es la cualidad de honesto. 
Por lo tanto, la palabra hace referencia a aquel que es decente, decoroso, rescatado, pudoroso, razonable, justo, probo, recto u honrado.

Integridad que deriva del término de origen latino "integrĭtas", hace hincapié en la particularidad de íntegro, y a la condición pura. 
Algo íntegro es una cosa que posee todas sus partes intactas o, dicho de una persona, hace referencia a un individuo correcto, educado, atento, probo e intachable, que no esta contaminado.
Ambas definiciones se parecen, pero no son lo mismo.

Honestidad es algo que puedo enseñar y demostrar con mis acciones. 
Integridad es algo que sólo puedo enseñarme a mí mismo y a Dios.

El cristianismo requiere de Integridad, no de honestidad. 
Somos muchos los honestos en las iglesias, pero interiormente somos personas horribles.
El señor los identificó cuando dijo: " son sepulcros blanqueados".

Honestidad, es lo que debo demostrar a los demás. 
Integridad, es lo que debo mostrarme a mí mismo.

Honestidad es un acto hacia mis semejantes. 
Integridad es un acto que hago conmigo mismo.

La palabra recomienda: 
"Por tanto andarás en el camino de los buenos, y guardarás las sendas de los justos; porque los rectos morarán en la tierra, y los ÍNTEGROS permanecerán en ella; pero los impíos serán cortados de la tierra, y los pérfidos serán desarraigados de ella.” Proverbios 2.20-22
“Considera al ÍNTEGRO, y mira al justo; porque hay un final dichoso para el hombre de paz”. Salmos 37.37

Cuando el Señor definió lo que busca del hombre y de la mujer, dijo: 
“Pero la hora viene, y ahora es, cuando los VERDADEROS ADORADORES adorarán al Padre EN ESPÍRITU Y EN VERDAD (integridad); porque ciertamente a los tales EL PADRE BUSCA que le adoren.” Juan 4.23

Y esto se resume así: El busca a personas íntegras.
Que un examen personal e íntimo, podamos analizarnos y sabernos qué tipo de cristianos somos: 
“¿somos honestos” o “somos íntegros?”

Bendiciones
Pastor Marcelo Avila 
Disertante Motivacional


Gestores de Paz
CristoPol Argentina

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gusto esta publicación deja tu Comentario. Ayuda a fortalecer el crecimiento del Sitio. Muchas Gracias!

 

Traductor/Translate

Buscador

Síguenos en Google+

Síguenos!

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Escríbenos por Correo

Consejería Matrimonial

Consejería Matrimonial
Comunicate con nosotros policiascristianos@hotmail.com ó gestoresdepazarg@gmail.com

Gracias a todos los que nos Visitan

Flag Counter

Pasando Revista, Lo más Leído

FaceBook

Sitios para Visitar